670 56 00 59

  • Facebook-tueligestuvida-psicología
  • Instagram - tueligestuvida
  • LinkedIn - Tu eliges tu vida

Av. de Brasil 6, 1º, 28020 Madrid, España

© 2018 Tu eliges tu vida. Todos los derechos reservados.

HIPOCONDRÍA

El elemento clave de este cuadro clínico es la interpretación que hacemos de los síntomas físicos/somáticos como si fueran un aviso de que tenemos una enfermedad. Esta interpretación nos lleva a una preocupación constante y en cierta forma obsesiva, la cual se manifiesta, a su vez, en conductas de comprobación para asegurarnos de la presencia o ausencia de la/s enfermedad/es temida/s.

Pensamientos comunes (frases o imágenes) en este cuadro clínico (dependiendo de la persona, aparecen unas u otras):

“¿Y si estoy gravemente enferm@ y no lo se?”
“¿Y si me hago pruebas y me encuentran algo?”
“¿Y si este síntoma es la manifestación de una enfermedad grave?”
“¿Y si por no buscar síntomas, no detecto una enfermedad importante?”
“No sería capaz de soportar una enfermedad”.
“Tengo que sentir la absoluta certeza de que estoy totalmente san@”.
“No soporto escuchar testimonios de personas enfermas”.
“Quizá, este dolor significa que tengo cáncer”.
“Necesito chequear mi cuerpo para comprobar que estoy bien”.

Emociones y sensaciones físicas características de este cuadro clínico (dependiendo de la persona, aparecen unas u otras):

Miedo.
Ansiedad.
Fatiga.

Sensaciones diversas que vivimos con inquietud: cambios del ritmo de los latidos del corazón, dolores musculares, hormigueo, molestias gastrointestinales, dolor de cabeza….

Conductas características de este cuadro clínico (dependiendo de la persona, aparecen unas u otras):

  • Busco de forma persistente explicaciones e información sobre cualquier síntoma o enfermedad, o bien evito absolutamente cualquier información al respecto.

  • Compruebo de forma constante mi estado corporal (me tomo el pulso, me exploro buscando bultos, me miro al espejo por si estoy pálid@, me tomo la tensión…).

  • Tomo muchas medidas para prevenir enfermedades de forma constante (reviso la calidad de los alimentos antes de comerlos, controlo las horas de sueño, me abrigo mucho, incluso sin demasiado frío…), y si no lo hago, me siento muy mal.

  • Acudo constantemente al médico y visito diversos especialistas hasta conseguir que uno de ellos me dé un diagnóstico o, por el contrario, evito totalmente acudir a uno.

TU ELIGES TU VIDA l TERAPIA PSICOLÓGICA EN MADRID