670 56 00 59

  • Facebook-tueligestuvida-psicología
  • Instagram - tueligestuvida
  • LinkedIn - Tu eliges tu vida

Av. de Brasil 6, 1º, 28020 Madrid, España

© 2018 Tu eliges tu vida. Todos los derechos reservados.

TRASTORNO DE PÁNICO

Se caracteriza por la aparición inesperada y recurrente de ataques de pánico, los cuales consisten en periodos de malestar muy intenso que se presentan de forma brusca y que se acompañan de síntomas físicos desagradables junto a la sensación de peligro o muerte inminente, ocasionándonos un deseo incontrolable de escapar o pedir ayuda. Además, sentimos una gran inquietud ante la posibilidad de sufrir más ataques, así como una gran preocupación por las consecuencias de los mismos.

Pensamientos comunes (frases o imágenes) en este cuadro clínico (dependiendo de la persona, aparecen unas u otras):

“¿Por qué siento esta sensación?; ¿Será peligrosa?”
“Siento que me ahogo, no soporto esta sensación”.
“¿Y si me vuelvo loc@?”
”¿Y si mi sensación es en realidad un ataque al corazón?”
“¿Y si mi sensación se dispara y no puedo pararla?”
“¿Y si me da un ataque de ansiedad y estoy sol@?”
“¿Y si me da un ataque de ansiedad y estoy lejos de un hospital?”

Emociones y sensaciones físicas características de este cuadro clínico (dependiendo de la persona, aparecen unas u otras):

Ansiedad.
Taquicardia.
Mareos.
Hormigueo en la manos y/o las piernas.
Sensación de ahogo.
Miedo a cualquier cambio en las sensaciones físicas (hambre, resaca, cansancio, período premenstrual, excitación sexual, activación al hacer deporte…).
Tensión muscular.

Conductas características de este cuadro clínico (dependiendo de la persona, aparecen unas u otras):

  • Evito actividades que puedan alterarme o que me produzcan cambios fisiológicos (beber alcohol, acostarme tarde, deporte, tener relaciones sexuales, vivir acontecimientos que me emocionen…).

  • Llevo conmigo un “kit de seguridad” por si me da un ataque de pánico: ansiolíticos, agua, baterías o móviles de repuesto por si falla el actual, abanico, caramelos…

  • Me aferro cada vez más a hábitos estables que eviten que me altere: como a la misma hora, duermo a la misma hora, evito conversaciones que me alteren, evito programas o películas que me alteren.

  • Busco estar sólo con gente que sepa lo que me sucede y que pueda ayudarme si me pasa.

  • Llevo la atención a mi cuerpo constantemente para ver si cambia alguna sensación. Chequeo e intento buscar una explicación a cualquier sensación.

TU ELIGES TU VIDA l TERAPIA PSICOLÓGICA EN MADRID