top of page

El trauma y sus orígenes. Judith Lewis Herman



Si sientes que quizás no permites que las personas entren en tu vida, marcas muchas barreras y te proteges exceso, con el fin de evitar que te hieran como lo hicieron en el pasado, no puedes parar de sentir el malestar (aunque en el presente no esté ocurriendo nada), te sientes desconectado de los otros, recuerdas continuamente sucesos que ocurrieron, o incluso no consigues que la gente de tu alrededor le de la importancia que merece a tus experiencias... Permíteme decirte que lo que ahora mismo sufres ha acontecido y sigue aconteciendo en la actualidad, y su nombre es trauma psicológico.

Por eso hoy, queremos contarte cuales son los orígenes en la movilización política y social que permitieron por primera vez prestar atención a las víctimas de trauma psicológico, de la mano de la autora Judith Herman.

 

Desde los inicios de su contemplación, ha existido una doble cara de la moneda que ha acompañado al trauma psicológico. Por un lado la intención de proclamar y hacer que el mundo visualice la gravedad del mismo, y por el otro, la negación o invisibilización de los sucesos y sufrimientos de las víctimas de estos.

De ahí que se haga esencial su contemplación, no sólo desde el nivel individual, sino también desde el social y político. Llevando a atenderlo desde lo más íntimo e individual, hasta lo más público y social.

Gran parte de la causa por la cual existe esta invisibilización, reside en la paralela y obligada tarea de contemplar la maldad humana que aparece al acontecer estos actos “inhumanos”.

Al final, la validez y credibilidad del suceso traumático siempre viene determinada por el poder. Pudiendo ser el poder del que se beneficia el perpetrador del acto para definir la realidad del acontecimiento, promoviendo, en muchas ocasiones, el olvido; o el mismo poder que usa la sociedad, a través de los movimientos políticos y reclamaciones (tanto para bien como para mal) de la importancia que se le debe de dar al estudio y contemplación del trauma psicológico.

Podemos decir que el trauma psicológico, depende, en buena parte, de los movimientos políticos, ya que los avances en el estudio del mismo solo se pueden dar si existe una sociedad que pueda sostenerlos (en el caso de que no pudiera, pasarían al olvido).

Existen 3 fenómenos políticos destacables por los que la sociedad, al menos durante un periodo de tiempo, ha podido darle importancia al trauma psicológico en la población. 

El primer acontecimiento fue la histeria, mayoritariamente estudiado en mujeres; el segundo fue la neurósis en excombatientes de la primera guerra mundial; y el último la violencia sexual y doméstica.

 

La histeria comenzó siendo explicada como “una enfermedad originada en el útero”, únicamente contemplada en mujeres. Al principio no se prestaba atención a sus historias de vida, únicamente los síntomas y lo observable. Más adelante se hizo esencial el uso de lo que denominaron talking cure”, o “cura por hablar”. Finalmente la contemplación de la histeria acabo con la conclusión de Freud de que los sucesos e hitos de abuso sexual en pacientes que sufrían de la misma, eran simplemente invenciones. Por lo que la inicial propuesta de contemplación de las mujeres en la ciencia, pudiendo por un momento prestar atención a los sufrimientos vividos por estas, finalizó tras la negación de la escucha de las experiencias reales que sufrían estas.

 


El segundo hecho apareció al finalizar la Primera Guerra Mundial, asemejándose en gran medida  a la histeria (debido a que los soldados comenzaron a presentar síntomas muy similares). En un principio, de manera muy parecida a lo que ocurrió con la histeria, se minimizó el impacto y sufrimiento de los excombatientes simplificando los síntomas a simples “shell shock” por las explosiones que acontecieron. Más adelante varios psiquiatras tuvieron que amplificar la explicación de estos síntomas, comenzando a hablar de un trauma psicológico causado por una continua y prolongada exposición a estrés emocional y muertes violentas. El problema comenzó cuando a aquellos  soldados que presentaban neurosis traumática se les calificaba de “moralmente inválidos”, “cobardes”, vistos desde una completa mirada de deshonra. Aun así, algunos de ellos pudieron “salvarse” gracias al apoyo de sus compañeros. Se demostró que el factor con mayor protección de desarrollar trauma en estas condiciones era el apoyo y grado de unidad entre soldados. Al igual que con la histeria, la intervención más puesta en práctica fue la revelación de las memorias traumáticas, atendiendo a las emociones de terror, ira y pena. De nuevo, la atención por estas personas fue mínima, dejando en el olvido los efectos de la guerra en el desarrollo de neurosis traumática.


 


Para finalizar, el tercer y último hito importante fue el movimiento de la violencia sexual y doméstica. En este momento cayó en reconocimiento que los efectos del trauma no sucedían únicamente en escenarios poco habituales, como puede ser la exposición a muertes violentas, sino que aparecía en la vida cotidiana. Poco a poco comenzó un movimiento por el cual las mujeres comenzaron a hablar de sus propias experiencias de abuso sexual y ser,  novedosamente, escuchadas. 

La característica conjunta de estos tres eventos históricos es que ambos tres acabaron siendo silenciados.

Podemos sintetizar este artículo en la importancia que presenta la sociedad a la hora de lograr un impacto en la vida de las víctimas de trauma psicológico, únicamente con el pequeño esfuerzo de la escucha y lucha conjunta. Es importante tomar conciencia del poder que tenemos todos y cada uno de nosotros.

Es el momento de darnos cuenta del gran cambio que podemos lograr para ayudarnos no solo entre nosotros, sino también a nosotros mismos. El objetivo es conseguir vivir una vida que permita ser comprendida, escuchada y validada, porque al igual que tú, muchos otros han sido silenciados no solo por sus familias, sino por la globalidad de las personas que habitan en este momento y en anteriores. Queremos darle espacio a que puedas sentir que aquí y ahora es el momento de cooperar juntos y de la mano. Es hora de que a ti también se te permita contar tu historia.

Entradas destacadas
¡Síguenos en las redes!
  • tueligestuvidamadrid
  • tueligestuvidamadrid
  • tueligestuvidavanessaabrines
Entradas recientes

¡Únete a nuestra newsletter!

No te pierdas ninguna actualización

¿Tienes alguna duda o te gustaría saber más sobre lo que podemos hacer por ti?

TU ELIGES TU VIDA l TERAPIA PSICOLÓGICA EN MADRID
bottom of page